La guerra privada de los escritores

Leo con gran sorpresa que la primera novela de Pearl S. Buck (Premio Pulitzer 1932 y Premio Nobel de Literatura 1938) deambuló de editorial en editorial sin que nadie le hiciera puñetero caso. Corría el año 1929 y la obra en cuestión era la magnífica novela “Viento del este, viento del oeste”. No sería hasta un año después que el editor Richard D. Walsh decidió publicarla, al mismo tiempo que se divorciaba de su mujer para casarse con Pearl. Ésta, a su vez, se divorció de su marido (del que, sin embargo, siempre llevaria el apellido Buck) para casarse con Richard. Me gustaría saber qué porcentaje de amor y qué porcentaje de agradecimiento hubo en esa decisión…

Me consuela ver que las grandes figuras de la Literatura Mundial también han saboreado la amargura que se siente al ser rechazado tanto por los agentes literarios como por las editoriales. No importa lo bien que uno(a) escriba, sino con quien el escritor(a) se tropiece.

Nada está en nuestras manos.

Todo está en manos del Azar.

M. Carme

La guerra privada dels escriptors

Llegeixo amb gran sorpresa que la primera novel·la d’en Pearl S. Buck (Premi Pulitzer 1932 i Premi Nobel de Literatura 1938) deambulà d’editorial en editorial sense que ningú li fes punyetero cas. Corria l’any 1929 i l’obra en qüestió era la magnífica novel·la “Viento del este, viento del oeste”. No seria fins un any després que l’editor Richard D. Walsh es decidí a publicar-la, al mateix temps que es divorciava de la seva muller per casar-se amb Pearl. Aquesta, al seu torn, es divorcià del seu marit (del que, tanmateix, sempre portaria el cognom Buck) per casar-se amb en Richard. M’agradaria saber quin percentatge d’amor y quin percentatge d’agraïment va haver-hi en aquesta decisió…

Em consola veure que les grans figures de la Literatura Mundial també han assaborit l’amargura que se sent en ser rebutjat tant pels agents literaris com per les editorials. No té res a veure que un(a) escrigui bé, sinó amb qui l’escriptor(a) encepegui.

Res no està a les nostres mans.

Tot està en mans de l’Atzar.

M. Carme

mafalda_escritora_001

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *